Las iguanas marinas de las Islas Galápagos son una especie de reptil endémica de este archipiélago ecuatoriano, que se caracteriza por su capacidad de alimentarse de algas marinas y adaptarse al medio acuático. Se trata de la única especie de su género, Amblyrhynchus cristatus, y una de las pocas especies de lagarto marino que existen en el mundo. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre estas increíbles criaturas, que están en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat, la introducción de especies invasoras y el cambio climático.

¿Cómo son las iguanas marinas de las islas Galápagos?

Las iguanas marinas tienen un aspecto intimidante, con un cuerpo negro cubierto de pequeñas espinas en la cabeza y a lo largo de la espalda. Su color les permite absorber el calor del sol después de salir del agua fría, donde pueden sumergirse hasta 30 metros de profundidad para buscar alimento. Tienen una membrana entre los dedos de sus pies, una cola alargada y aletas dorsales que les ayudan a nadar con agilidad. También tienen garras muy afiladas que les sirven para aferrarse a las rocas y evitar ser arrastrados por las olas.

Las iguanas marinas pueden medir entre 0.6 y 1.3 metros de largo, y pesar entre 0.5 y 1.5 kilogramos. Los machos son más grandes que las hembras, y presentan una coloración más variada, que puede incluir tonos rojos, verdes o azules, sobre todo durante la época de apareamiento.

¿Qué comen las iguanas marinas?

Las iguanas marinas se alimentan principalmente de algas marinas, que raspan con sus dientes afilados y cortos. Pueden consumir hasta el 9% de su peso corporal en algas al día, lo que les proporciona los nutrientes necesarios para sobrevivir. Sin embargo, al ingerir grandes cantidades de sal, deben eliminar el exceso mediante unas glándulas nasales que expulsan cristales salinos por medio de estornudos.

Las iguanas marinas solo se alimentan en el mar los machos adultos, que son más resistentes al frío y pueden permanecer bajo el agua hasta una hora. Las hembras y los juveniles se alimentan en la costa, cuando la marea baja deja al descubierto las algas. También pueden consumir algunas plantas terrestres, como cactus o manglares, cuando escasean las algas marinas.

¿Cómo se reproducen las iguanas marinas?

Las iguanas marinas se reproducen una vez al año, entre diciembre y marzo. Los machos compiten por el territorio y por las hembras, exhibiendo sus colores y realizando rituales de cortejo. Las hembras eligen al macho más grande y fuerte, y copulan con él en el agua o en la tierra.

Después de la cópula, las hembras buscan un lugar adecuado para depositar sus huevos, que pueden ser entre uno y seis. Excavan un nido en la arena o en la tierra volcánica, donde entierran los huevos a unos 50 centímetros de profundidad. Luego abandonan el nido y no vuelven a cuidar de su descendencia.

Los huevos eclosionan entre tres y cuatro meses después, dependiendo de la temperatura ambiental. Los recién nacidos deben salir del nido por su cuenta, rompiendo el cascarón con un diente especial que pierden poco después. Al salir a la superficie, deben enfrentarse a numerosos depredadores, como gavilanes, serpientes, cangrejos o perros salvajes. Solo el 5% de las crías logra sobrevivir al primer año de vida.

¿Cómo se comportan las iguanas marinas?

Las iguanas marinas son animales sociales, que viven en grupos de hasta cientos de individuos. Se comunican mediante señales visuales, auditivas y químicas. Son muy territoriales, y defienden su espacio con agresividad. Los machos dominantes tienen acceso a las mejores zonas de alimentación y a las hembras más fértiles.

Las iguanas marinas son ectotermas, es decir, que dependen de la temperatura externa para regular su metabolismo. Por eso, pasan gran parte del día tomando el sol en las rocas, para elevar su temperatura corporal y poder realizar sus actividades. Cuando se sienten amenazadas, pueden escapar al agua o permanecer inmóviles, confiando en su camuflaje.

Las iguanas marinas son animales diurnos, que se activan con la luz del sol y se refugian en cuevas o grietas durante la noche. No tienen una gran visión nocturna, pero pueden detectar el movimiento y el calor de sus posibles depredadores.

¿Por qué están en peligro de extinción las iguanas marinas?

Las iguanas marinas están clasificadas como una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Su principal amenaza es la pérdida de hábitat, debido a la actividad humana, el turismo y el cambio climático. El aumento del nivel del mar, la erosión de la costa y los fenómenos climáticos extremos, como El Niño, afectan negativamente a las poblaciones de iguanas marinas, reduciendo su disponibilidad de alimento y refugio.

Otra amenaza importante son las especies invasoras, introducidas por el hombre o por accidente. Algunas de estas especies son los perros y gatos ferales, que depredan sobre las iguanas marinas o sus huevos; las ratas y los cerdos, que destruyen sus nidos; o las cabras y los burros, que compiten por los recursos vegetales. También hay algunas especies de plantas exóticas que alteran el ecosistema y desplazan a las nativas.

Las iguanas marinas también sufren el impacto de la contaminación marina, que afecta a su salud y a su reproducción. Algunos contaminantes pueden causar malformaciones, enfermedades o infertilidad en estos animales. Además, las iguanas marinas pueden quedar atrapadas en redes de pesca o ingerir plásticos u otros residuos.

Para proteger a las iguanas marinas, se han tomado algunas medidas de conservación, como la creación de áreas protegidas, el control de las especies invasoras, la educación ambiental y el monitoreo científico. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para garantizar la supervivencia de esta especie única y fascinante.

Curiosidades sobre las iguanas marinas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies   
Privacidad