Las tortugas marinas son reptiles que se adaptaron a la vida en el agua salada hace más de 100 000 años. Estos animales tienen un caparazón que protege sus órganos internos, unas patas que funcionan como aletas y una glándula de sal que les permite expulsar el exceso de sal de su cuerpo. Existen siete especies de tortugas marinas que se distribuyen por todos los océanos del mundo.

Estas tortugas realizan largas migraciones entre sus zonas de alimentación y sus zonas de reproducción, que pueden estar separadas por miles de kilómetros. ¿Cómo logran orientarse y encontrar su camino en el vasto océano? En este artículo te lo explicamos.

¿Cómo saben las tortugas que tienen que ir al mar?

Las tortugas marinas nacen en la arena de las playas, donde sus madres depositan los huevos. Cuando eclosionan, las crías tienen que salir del nido y dirigirse al mar lo más rápido posible, para evitar ser depredadas por otros animales o morir por el calor. ¿Cómo saben hacia dónde ir?

Se cree que las tortugas recién nacidas utilizan varios estímulos visuales para orientarse hacia el mar, como el brillo del horizonte, el contraste entre la arena y el agua o la silueta de las olas. También pueden guiarse por el sonido del oleaje o por el olor del agua salada.

Una vez en el agua, las crías nadan hacia la corriente oceánica más cercana, donde se refugian entre las algas flotantes y se alimentan de pequeños organismos. Durante esta etapa, conocida como «años perdidos», las tortugas crecen y se desarrollan hasta alcanzar la madurez sexual.

¿Cómo se desplazan las tortugas en el mar?

Las tortugas marinas son excelentes nadadoras que pueden recorrer grandes distancias a una velocidad media de 10 km/h. Para desplazarse en el mar, las tortugas utilizan sus aletas delanteras para impulsarse y sus aletas traseras para dirigir su rumbo.

Pero además de nadar, las tortugas también pueden aprovechar las corrientes oceánicas para ahorrar energía y viajar más rápido. Las corrientes son movimientos de agua que se producen por diferencias de temperatura, salinidad o densidad, o por la influencia del viento y la rotación de la Tierra.

Las tortugas pueden detectar las corrientes mediante sensores táctiles en su piel o mediante receptores internos que perciben los cambios de presión. Así, pueden elegir la corriente más favorable para llegar a su destino.

¿Cómo se adaptan las tortugas marinas al medio dónde viven?

Las tortugas marinas tienen varias adaptaciones que les permiten vivir en el medio acuático. Por ejemplo:

Pero quizás la adaptación más sorprendente de las tortugas marinas es su capacidad para orientarse mediante el campo magnético terrestre. El campo magnético es una fuerza invisible que rodea al planeta y que varía según la latitud y la longitud. Las tortugas tienen unas partículas magnéticas en su cerebro que actúan como una brújula interna, indicándoles su posición y dirección.

Gracias a este sistema, las tortugas pueden regresar al mismo lugar donde nacieron para reproducirse, incluso después de haber viajado por todo el mundo. También pueden encontrar nuevas zonas de alimentación o de refugio, siguiendo las líneas magnéticas del océano.

Las tortugas marinas son animales fascinantes que han evolucionado para adaptarse a un medio tan complejo y cambiante como el océano. Sin embargo, también son muy vulnerables a las amenazas humanas, como la pesca, la contaminación, el cambio climático o la pérdida de hábitat. Por eso, es importante protegerlas y conservarlas, para que puedan seguir encontrando su camino en el mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies   
Privacidad