¿Sabes qué es el comercio de pieles de mamíferos? Es una actividad que consiste en matar a estos animales para quitarles la piel y venderla. Muchas personas compran ropa, zapatos o accesorios hechos con pieles de mamíferos, sin saber el daño que causan a estos seres vivos y al medio ambiente. En este artículo te voy a contar todo lo que necesitas saber sobre este tema, para que puedas tomar una decisión informada y responsable. ¿Te interesa? Pues sigue leyendo, porque te voy a revelar algunos datos que te van a sorprender.

¿Qué es el negocio de las pieles de mamíferos?

El negocio de las pieles de mamíferos es una industria que genera miles de millones de dólares al año, pero que también provoca la muerte de millones de animales. Según la organización PETA, cada año se matan más de 100 millones de animales para obtener sus pieles, entre los que se encuentran visones, zorros, conejos, chinchillas, nutrias, lobos, coyotes, focas, perros y gatos. Sí, has leído bien, también se usan pieles de perros y gatos, sobre todo en países como China, donde no hay leyes que protejan a los animales.

Estos animales son criados en granjas o cazados en la naturaleza, donde sufren condiciones de vida terribles. En las granjas, los animales viven hacinados en jaulas sucias y pequeñas, donde no pueden expresar sus comportamientos naturales. Además, son alimentados con comida de mala calidad y no reciben atención veterinaria. Muchos de ellos desarrollan enfermedades, heridas, estrés y comportamientos anormales, como el canibalismo o la automutilación.

En la naturaleza, los animales son capturados con trampas o cepos, que les causan un dolor insoportable y les provocan fracturas, hemorragias o infecciones. Algunos animales intentan escapar mordiéndose la pata o el cuello, lo que les produce más sufrimiento. Los cazadores pueden tardar días en revisar las trampas, por lo que los animales pueden morir de hambre, sed, frío o por el ataque de otros depredadores.

¿Qué hacen con las pieles de los mamíferos?

Las pieles de los mamíferos se usan para fabricar diversos productos, como abrigos, chaquetas, bufandas, guantes, sombreros, botas o bolsos. También se usan para decorar muebles, alfombras o cojines. Estos productos se venden en tiendas de lujo o en mercados clandestinos, donde se engaña a los consumidores sobre el origen y la calidad de las pieles.

Para obtener las pieles de los animales, se utilizan métodos crueles e inhumanos, como el electrocutamiento anal o vaginal, el envenenamiento, el ahorcamiento, el ahogamiento o el desollamiento en vivo. Estos métodos buscan preservar la calidad de las pieles, sin importar el sufrimiento de los animales. Algunos animales siguen vivos y conscientes cuando les quitan la piel.

Después de quitarles la piel, los cuerpos de los animales se desechan como basura o se usan para hacer abono o comida para mascotas. Algunas partes de los animales también se aprovechan para hacer otros productos derivados, como aceite o perfume.

¿Cómo se llama donde venden pieles de animales?

Los lugares donde se venden pieles de animales se llaman peleterías o fur shops. Estos establecimientos suelen estar ubicados en zonas comerciales o turísticas de las ciudades, donde atraen a los clientes con escaparates llamativos y ofertas tentadoras. Sin embargo, detrás de estos negocios hay una realidad oculta que muchos ignoran: el sufrimiento y la explotación de los mamíferos.

Las peleterías obtienen sus productos de proveedores nacionales o internacionales, que pueden ser granjas o cazadores. Estos proveedores no están sujetos a ningún tipo de control ni regulación sobre el bienestar animal o el impacto ambiental de su actividad. Por eso, las peleterías no pueden garantizar la procedencia ni la calidad de las pieles que venden, ni el respeto a los derechos de los animales.

Además, las peleterías no informan a los consumidores sobre los riesgos que conlleva el uso de pieles de animales, como las alergias, las enfermedades o la contaminación. Tampoco les ofrecen alternativas éticas y ecológicas, como las pieles sintéticas o las fibras naturales, que son más baratas, más duraderas y más respetuosas con los animales y el medio ambiente.

El comercio de pieles de mamíferos es una actividad que causa un gran daño a estos animales y al planeta. Los mamíferos son seres sensibles que merecen vivir en libertad y con dignidad, no ser explotados y asesinados por su piel. Además, el uso de pieles de animales es innecesario e insostenible, ya que existen otras opciones más éticas y ecológicas para vestirnos y decorar nuestro hogar.

Por eso, te invito a que te informes sobre este tema y que tomes una decisión responsable y consciente. No compres ni uses productos hechos con pieles de mamíferos, ni apoyes a los negocios que los venden. Dile no al comercio de pieles de mamíferos, y sí al respeto y la protección de estos animales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies   
Privacidad