Los reptiles son animales fascinantes que han existido desde hace millones de años. Algunos de ellos son muy raros y difíciles de encontrar en la naturaleza, lo que los hace muy atractivos para algunos coleccionistas y aficionados. Sin embargo, ¿sabes que existe un comercio ilegal de especies que pone en peligro la vida de estos animales? En este artículo te voy a contar todo lo que necesitas saber sobre el comercio de reptiles exóticos, sus consecuencias y cómo puedes ayudar a evitarlo.

¿Qué reptiles exóticos se venden?

Los reptiles exóticos son aquellos que no son nativos del país donde se venden, o que tienen características muy especiales que los hacen únicos. Algunos ejemplos son:

Estos son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más reptiles exóticos que se venden en el mercado negro, a veces por miles o millones de euros. ¿Te imaginas lo que puede suponer para estos animales ser capturados, transportados y encerrados en jaulas?

¿Qué significa el comercio ilegal de especies?

El comercio ilegal de especies es una actividad criminal que consiste en capturar, transportar, vender o comprar animales silvestres sin permiso ni control. Es una de las mayores amenazas para la biodiversidad del planeta, ya que pone en riesgo la supervivencia de muchas especies en peligro de extinción.

Según la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), hay más de 35.000 especies protegidas por la ley internacional, entre las que se incluyen muchos reptiles exóticos. Esto significa que su comercio está prohibido o regulado, y que se necesita un permiso especial para poder hacerlo.

Sin embargo, hay muchas personas que no respetan estas normas y se aprovechan de la demanda y el desconocimiento de los compradores para lucrarse con el tráfico de animales. Se estima que el comercio ilegal de especies mueve entre 7.000 y 23.000 millones de euros al año, lo que lo convierte en el cuarto negocio ilícito más rentable del mundo, después del tráfico de drogas, armas y personas.

¿Cuál es la finalidad del tráfico de reptiles?

El tráfico de reptiles tiene diferentes fines, dependiendo del tipo de animal y del comprador. Algunos de los más comunes son:

Estas son algunas de las razones por las que se trafica con reptiles, pero hay muchas más. Lo que está claro es que ninguna de ellas justifica el sufrimiento y la muerte de estos animales, ni el daño que se hace al medio ambiente.

¿Qué puedes hacer para evitar el comercio de reptiles exóticos?

Si te gustan los reptiles y quieres tener uno como mascota, lo primero que debes hacer es informarte bien sobre el origen, las características y los cuidados del animal que quieres comprar. No compres nunca a vendedores ilegales o sospechosos, y asegúrate de que tienen el permiso correspondiente para vender esa especie. Si tienes dudas, consulta con un veterinario o con una asociación de protección animal.

También puedes colaborar con organizaciones que luchan contra el comercio ilegal de especies, como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) o el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Puedes apoyar sus campañas de concienciación, denunciar los casos que conozcas o hacer donaciones para financiar sus proyectos.

Por último, puedes difundir el mensaje entre tus familiares, amigos y conocidos, para que sepan lo que implica el comercio de reptiles exóticos y lo eviten. Recuerda que cada vez que compras un animal ilegal, estás contribuyendo a la extinción de una especie y al deterioro del planeta.

Los reptiles exóticos son animales maravillosos que merecen nuestro respeto y nuestra protección. No los conviertas en objetos de lujo o capricho, sino en aliados para conservar la biodiversidad y la belleza de la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies   
Privacidad