¿Te gustan los animales y la naturaleza? ¿Te interesa cuidar tu jardín o tu huerta de forma ecológica y respetuosa con el medio ambiente? Entonces este artículo es para ti. En él te voy a hablar de los insectos que puedes encontrar en tu jardín o en tu huerta, y de cómo pueden ayudarte o perjudicarte en tu labor de jardinero o agricultor. ¿Sabías que hay insectos que son beneficiosos para tus plantas y otros que son dañinos? ¿Sabes cómo reconocerlos y cómo atraerlos o repelerlos? Sigue leyendo y lo descubrirás.

¿Qué insectos hay en el jardín?

Los insectos son animales invertebrados que tienen un cuerpo dividido en tres partes (cabeza, tórax y abdomen), seis patas y generalmente dos pares de alas. Hay millones de especies de insectos en el mundo, y muchas de ellas viven en los jardines. Algunos ejemplos son las abejas, las mariposas, las hormigas, los escarabajos, las moscas, los pulgones, las cochinillas, los ácaros, etc.

Los insectos pueden tener diferentes funciones en el jardín, dependiendo de su alimentación y su comportamiento. Algunos se alimentan de las plantas, otros de otros insectos, otros de materia orgánica en descomposición, etc. Algunos son polinizadores, es decir, transportan el polen de una flor a otra y favorecen la reproducción de las plantas. Otros son depredadores, es decir, se comen a otros insectos que pueden ser perjudiciales para las plantas. Otros son parásitos, es decir, se aprovechan de las plantas o de otros insectos para obtener nutrientes. Y otros son descomponedores, es decir, contribuyen a reciclar la materia orgánica y a mantener el equilibrio del ecosistema.

¿Qué insectos se pueden encontrar en la huerta?

La huerta es un tipo de jardín donde se cultivan plantas comestibles, como verduras, frutas, hierbas aromáticas, etc. En la huerta también podemos encontrar muchos insectos, algunos de los cuales son los mismos que en el jardín y otros que son específicos de ciertos cultivos. Por ejemplo, en la huerta podemos encontrar abejas, mariposas, mariquitas, crisopas, avispas parasitoides, moscas sirfidas, arañas, caracoles, babosas, nematodos, etc.

Al igual que en el jardín, los insectos de la huerta pueden ser beneficiosos o dañinos para nuestras plantas. Los beneficiosos son aquellos que polinizan las flores o que se comen a los dañinos. Los dañinos son aquellos que se alimentan de las hojas, los tallos, las raíces o los frutos de nuestras plantas y les causan daños o enfermedades. Por ejemplo, los pulgones chupan la savia de las plantas y transmiten virus; las orugas mastican las hojas y los frutos; los nematodos penetran en las raíces y provocan deformaciones; etc.

¿Qué insectos son malos para la huerta?

Como hemos visto, no todos los insectos son malos para la huerta. De hecho, algunos son imprescindibles para que nuestras plantas crezcan sanas y produzcan alimentos. Sin embargo, hay algunos insectos que sí son malos para la huerta y que debemos controlar o eliminar para evitar que arruinen nuestros cultivos. Algunos de los insectos más dañinos para la huerta son:

Estos son solo algunos ejemplos de los insectos que podemos encontrar en nuestra huerta y de cómo pueden ser buenos o malos para nuestras plantas. Lo importante es saber identificarlos y aplicar medidas ecológicas y respetuosas con el medio ambiente para favorecer a los beneficiosos y controlar a los dañinos. Así podremos disfrutar de una huerta orgánica y saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies   
Privacidad