Las aves son animales que han fascinado al ser humano desde la antigüedad, por su capacidad de volar, su belleza y su variedad. En el antiguo Egipto, las aves tenían un papel importante en la religión, la cultura y el arte, ya que se asociaban con diferentes dioses y conceptos.

En este artículo, te voy a contar cómo las aves eran veneradas y representadas en la mitología egipcia, y qué significado tenían para los antiguos egipcios.

El halcón: el símbolo del poder real

El halcón era el ave más prestigiosa y respetada en el antiguo Egipto, ya que se consideraba la encarnación del dios Horus, el dios del cielo, la guerra y la realeza. Horus era el hijo de Osiris e Isis, y el heredero legítimo del trono de Egipto. Su rival era su tío Seth, el dios del caos y la violencia, que asesinó a Osiris y le disputó el poder.

Según el mito, Horus y Seth se enfrentaron en una serie de batallas, en las que Horus perdió un ojo, pero finalmente logró vencer a Seth y recuperar el trono. El ojo de Horus se convirtió en un símbolo de protección, curación y prosperidad, que se representaba como un ojo humano con marcas de halcón.

El halcón también era el animal sagrado del dios Re, el dios del sol y el creador del universo. Re se representaba como un hombre con cabeza de halcón y un disco solar sobre ella. Cada día, Re viajaba por el cielo en una barca solar, iluminando el mundo con su luz. Por la noche, descendía al inframundo, donde tenía que enfrentarse a la serpiente Apofis, que intentaba devorar su barca y sumir al mundo en la oscuridad. Re contaba con la ayuda de otros dioses y seres mágicos para vencer a Apofis y renacer al amanecer.

Los faraones egipcios se consideraban hijos de Re y herederos de Horus, por lo que adoptaron el halcón como su emblema e insignia. Los faraones llevaban una corona llamada pschent, que consistía en una corona blanca del Alto Egipto y una corona roja del Bajo Egipto, unidas por una imagen de un halcón. Así, los faraones simbolizaban su autoridad sobre las dos regiones del país y su conexión con los dioses.

El buitre: la protectora de la realeza

El buitre era otro ave rapaz muy apreciada en el antiguo Egipto, ya que se asociaba con la diosa Nekhbet, la protectora de la realeza del Alto Egipto. Nekhbet era una de las diosas más antiguas y poderosas de Egipto, y se representaba como un buitre con las alas extendidas o como una mujer con cabeza de buitre.

Nekhbet era la patrona de la ciudad de Nekheb (actual El Kab), donde tenía su templo principal. Allí se le rendía culto como la madre divina del faraón y la guardiana de su vida. Nekhbet también acompañaba al faraón en las batallas, otorgándole victoria y gloria.

Nekhbet formaba parte de un grupo de diosas llamadas las Dos Señoras, junto con Uadyet, la diosa cobra del Bajo Egipto. Las Dos Señoras eran las protectoras de las dos regiones del país y las encargadas de coronar al faraón. Por eso, los faraones llevaban sobre su frente una imagen de una cobra y un buitre entrelazados.

El ibis: el símbolo de la sabiduría

El ibis era un ave migratoria que llegaba al valle del Nilo cada año coincidiendo con la inundación anual que fertilizaba las tierras. Los egipcios admiraban al ibis por su elegancia, su inteligencia y su capacidad para predecir los cambios climáticos.

El ibis estaba consagrado al dios Thot, el dios de la luna, la escritura, las ciencias y la magia. Thot era el secretario de los dioses y el guardián de los conocimientos sagrados. Se le representaba como un hombre con cabeza de ibis o como un ibis entero.

Thot tenía su centro de culto en la ciudad de Hermópolis Magna, donde se le adoraba como el creador del mundo mediante su palabra. Según una versión del mito, Thot era el hijo del dios primordial Nun, el océano del caos, y surgió de un huevo que puso una oca sagrada. Otra versión dice que Thot era el corazón y la lengua del dios solar Re, y que pronunció los nombres de todas las cosas que existen.

Thot era el inventor de la escritura jeroglífica, el sistema de signos que usaban los egipcios para comunicarse y registrar su historia. Thot también era el autor de numerosos libros de sabiduría, medicina, astronomía, matemáticas y magia, que se guardaban en su biblioteca secreta.

Thot también tenía un papel importante en el juicio de los muertos, ya que era el encargado de registrar el resultado de la prueba de la balanza, en la que se pesaba el corazón del difunto contra la pluma de la verdad. Si el corazón era más ligero que la pluma, el difunto podía acceder al paraíso. Si no, era devorado por un monstruo llamado Ammyt.

El ave fénix: el símbolo del renacimiento

El ave fénix era una criatura legendaria que se originó en la mitología egipcia, aunque luego pasó a otras culturas. El ave fénix se llamaba benu en egipcio, y se consideraba una manifestación del dios solar Re.

El benu era una especie de garza real que vivía en una isla sagrada llamada la Roca del Benu, situada cerca de Heliópolis, la ciudad del sol. Según el mito, el benu fue el primer ser vivo que apareció sobre la tierra, cuando surgió del océano primordial. Con su canto, despertó al dios Re, que salió de un loto y comenzó su viaje por el cielo.

El benu tenía una vida muy larga, pero cada cierto tiempo se quemaba a sí mismo en un fuego sagrado y renacía de sus propias cenizas. Así, el benu simbolizaba el ciclo eterno de la vida y la muerte, y la regeneración del mundo.

El benu también estaba relacionado con el ished, un árbol mágico que crecía en Heliópolis y que producía unos frutos dorados que contenían el aliento vital del dios Re. El benu se alimentaba de estos frutos y los distribuía entre los dioses y los faraones. El ished también era el lugar donde se celebraba la coronación del faraón, que recibía la bendición del benu.

Como has visto, las aves eran muy importantes para los antiguos egipcios, ya que les conectaban con sus dioses y con su cosmovisión. Las aves representaban aspectos como el poder, la protección, la sabiduría y el renacimiento, y eran veneradas como animales sagrados.

Si te ha gustado este artículo sobre las aves en la mitología egipcia, te invito a leer más sobre este fascinante tema en mi blog de animales. Allí encontrarás más información sobre las diferentes especies de aves que existen y cómo cuidarlas.

Espero haberte resuelto tu intención de búsqueda y haber cumplido con las directrices que me has dado. Si te ha parecido interesante y útil este artículo, te agradecería que lo compartieras con tus amigos y me dejaras un comentario con tu opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies   
Privacidad