¿Sabías que los corales son animales y no plantas? Estos seres vivos forman parte de los ecosistemas marinos más diversos y valiosos del planeta, pero también son muy sensibles a los cambios ambientales. En este artículo te voy a contar cómo el cambio climático está afectando a los corales y qué podemos hacer para protegerlos.

¿Qué son los corales?

Los corales son animales invertebrados que pertenecen al grupo de los cnidarios, al igual que las medusas o las anémonas. Los corales se agrupan en colonias formadas por miles de individuos llamados pólipos, que tienen una boca rodeada de tentáculos con los que se alimentan de plancton y otras partículas orgánicas.

Los pólipos de coral tienen un esqueleto calcáreo que les sirve de protección y de soporte. Este esqueleto se va acumulando a lo largo de los años y forma las estructuras arrecifales que conocemos como arrecifes de coral. Los arrecifes de coral albergan una gran biodiversidad, ya que proporcionan refugio, alimento y reproducción a muchas especies de peces, crustáceos, moluscos, algas y otros organismos marinos.

¿Qué causa la muerte de los corales?

Los corales son muy sensibles a las condiciones ambientales, especialmente a la temperatura, la salinidad y la luz del agua. Cuando estas condiciones se alteran por causas naturales o humanas, los corales pueden sufrir estrés y enfermar. Una de las principales amenazas para los corales es el cambio climático, que provoca el aumento de la temperatura del agua y la acidificación de los océanos.

El aumento de la temperatura del agua hace que los pólipos de coral expulsen a las algas simbióticas que viven dentro de ellos y les proporcionan oxígeno y nutrientes. Este fenómeno se llama blanqueamiento de coral, porque los corales pierden su color y quedan blancos. Si el blanqueamiento es prolongado, los corales pueden morir por falta de alimento y por infecciones.

La acidificación de los océanos se produce por el aumento del dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, que se disuelve en el agua y forma ácido carbónico. Este ácido reduce el pH del agua y dificulta la formación del esqueleto calcáreo de los corales. Esto hace que los corales sean más frágiles y vulnerables a la erosión y a las enfermedades.

¿Qué podemos hacer para proteger a los corales?

Los corales son fundamentales para la salud de los océanos y para el bienestar humano, ya que nos proveen de alimentos, medicinas, turismo y protección costera. Por eso, es importante tomar medidas para conservarlos y restaurarlos. Algunas de las acciones que podemos hacer son:

Si todos colaboramos, podemos ayudar a los corales a adaptarse al cambio climático y a seguir siendo una fuente de vida y belleza para el planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies   
Privacidad